CASTELLÓN PUERTOMINGALVO
Villahermosa del Río
622 visitas
Altitud: 1450 m Distancia: 12,46 km Desnivel: 781 m Pendiente Media: 6,26 % Coeficiente: 152
VER LEYENDA
COLORES RAMPAS

CS12
Puertomingalvo




 
Localización: Para llegar a este hermosísimo pueblo turolense partiremos de la localidad castellonense de Villahermosa del Río.
Especificaciones: Carretera reparada en los últimos años y sin señalización horizontal, para 5 m de anchura y abundante vegetación pero sin ninguna sombra que nos proteja del tórrido calor de estos parajes en verano.
Fuentes: Ninguna, por lo que conviene tenerlo en cuenta antes de iniciar la ascensión.
Descripción: Es un CIMA que parte de la comarca castellonense del Alto Mijares en busca del Maestrazgo aragonés por una carretera que nos conduce en paralelo al río Villahermosa y que culmina en un pueblo de los que no se olvidan: el Balcón del Maestrazgo hacia el Mediterráneo.
Cuando nos acercamos a la localidad de Villahermosa del Río, situada a los pies del pico de Peñagolosa, no podemos dejar de admirar la hermosura del conjunto urbano de casas blancas y tejados rojizos que se integra perfectamente en el marco natural que lo rodea. Rozando ya la provincia de Teruel y a casi 60 km de la capital provincial, esta población de interior luce toda su belleza agrupada en las faldas de un cerro que se encuentra en la misma intersección del encuentro de los ríos Carbo y Villahermosa o Mayor, del que es afluente el primero. Algunos dicen que es “el pueblo de las tres verdades” y seguro que no os costará adivinar el motivo.
Los primeros kilómetros del puerto mantienen una pendiente media del 7,5%, pero con varias rampas de doble dígito. Luego un tramo de descanso en el que pasamos por la Masía La Venta nos acerca al límite provincial en varios kilómetros al 6%, también con rampas duras de vez en cuando. Ya en el Maestrazgo nos mentalizamos para abordar los dos kilómetros finales, los más difíciles de superar, con alguna rampa al 13% en un paso rocoso, y pendiente media del 8%. El mirador, junto a la ermita de Santa Bárbara, nos brinda una panorámica sobre el caserío de Puertomingalvo que bien merece una parada antes de adentrarnos en sus calles, que nos reciben con una rampa al 17% antes de atravesar las puertas de sus antiguos muros. La visita es obligada, por supuesto, a reliquia viva de la Edad Media, encaramada sobre un crestón calizo en el confín de Aragón, a tiro de catapulta del antiguo reino de Valencia. Se dice que, por más de 600 años, tuvo hasta 47 señores entre obispos y arzobispos: un gentío que contrasta con los cuatro gatos que quedaron tras el éxodo rural que se produjo durante el siglo XX. Tanta belleza, para tan pocos ojos, no puede ser buena.
Su historia se remonta a tiempos de los iberos al encontrarse huellas que evidencian la presencia de gentes de esta época en la zona de Los Castillejos, aunque con la romanización pronto serían absorbidas. Fue en 1202 cuando se establece el acta fundacional de la villa.
Puertomingalvo tiene estrechas calles repletas de edificios de dos o tres alturas de arquitectura popular, donde su máximo exponente es su ayuntamiento del siglo XIV, una de las mejores muestras del gótico civil de la provincia aragonesa. Arcos y portales, ventanas geminadas, aleros de madera y detalles ornamentales se extienden por todo el casco histórico, declarado Bien de Interés Cultural. En sus antiguas mazmorras se ubica el Centro de Interpretación de Castillos del Maestrazgo.
Y es precisamente su fortaleza el otro emblema arquitectónico de Puertomingalvo, de reducidas dimensiones, que se alza sobre un saliente rocoso calcáreo emplazado en el extremo occidental que domina el pueblo. El castillo, que conserva todavía un tramo de muralla, es además un estupendo mirador panorámico de la zona.
Un paseo por sus calles y un buen refresco en alguno de sus establecimientos nos harán constatar de primera mano que nos hallamos en uno de “los pueblos más bonitos de España”.

Mapa situación: