VALENCIA GARBÍ, EL-ALT DEL PI
Segart
2862 visitas
Altitud: 715 m Distancia: 11,27 km Desnivel: 623 m Pendiente Media: 5,52 % Coeficiente: 194
VER LEYENDA
COLORES RAMPAS

VA10
Garbí, El-Alt del Pi






Localización: Situamos el inicio en una rotonda en la N-234 a la altura de Albalat dels Tarongers, para seguir las indicaciones hacia Segart por la CV-329. Inmediatamente pasaremos bajo un puente del FFCC. Bordearemos el pueblo citado, para coronar tras el tramo más duro en el Plá del Garbí al encontrarnos con la CV-3342, donde dejaremos a la derecha la que se dirige al alt de La Frontera y al mirador. En menos de 1 km encontraremos a nuestra izquierda el desvío final al Alt del Pi.
Especificaciones: Carretera en perfecto estado con señalización horizontal. A partir del cruce hacia el centro de Segart, la vía se estrecha a uno 4-5 m desapareciendo la señalización horizontal hasta coronar en el Garbí. El tramo final hasta el Alt del Pi está en peor estado y dentro de un tupido pinar.
Fuentes: Una a mano izquierda en una pequeña zona con mesas al llegar a la Urbanización Corral Blanc y otra en un área recreativa en el Km 2, a la derecha antes de un corto descanso. Hay una tercera justo donde se inicia la parte dura, en el Km 4, en plena rampa al 15% junto a un merendero. También podemos repostar en el centro de Segart si optamos por “acortar” la parte dura atravesando el pueblo.
Descripción: La Sierra Calderona y su Parque Natural constituyen la prolongación hasta el mar del sistema ibérico entre los ríos Palancia y Turia, y a un paso de la capital provincial que la considera su “pulmón” particular. Su nombre de mujer es el de uno de los personajes femeninos más conocidos de la historia nacional, María Calderón, famosa cantante y actriz del siglo XVII, conocida popularmente como ‘la Calderona’, de quien aseguran que fue amante del rey Felipe IV y acabó por refugiarse en esta sierra, donde vivió entre los salteadores de caminos que poblaban estas abruptas montañas.
Para acceder al cordal montañoso en su extremo oriental, partiremos del Camp de Morvedre, en la cuenca del Palancia, por donde se extiende un auténtico bosque de naranjos que llega prácticamente hasta las playas que jalonan su litoral. Dicho topónimo procede del latín Muri Veteri o muros viejos aludiendo a la antigüedad de las ruinas de la vieja ciudad de Sagunto, la capital comarcal.
Y esta subida al Garbí por Segart es una de las ascensiones con más solera de la Comunidad Valenciana, debido a la cantidad de carreras que han pasado por aquí en las distintas categorías, desde su “descubrimiento” a principios de los 80 cuando se adecuó para dar acceso a las urbanizaciones de la zona alta de esta sierra. La desaparecida Vuelta al Camp de Morvedre dejó su lugar a la Volta a la Comunitat Valenciana y también a la Vuelta a España que afrontó sus rampas en 2017, con Contador de protagonista.
En el corazón del Camp de Morvedre, Albalat dels Tarongers es un pequeño pueblo lleno de vida, de cultura, de tradiciones y, sobre todo, de historia, que se remonta a la época romana, cuando era una de las villas que poblaban la ciudad de Sagunto.
Al pie de la propia Autovía Mudéjar, al paso por esa localidad, se inicia esta vertiente de uno de los puertos más exigentes de la Comunidad Valenciana. Los primeros kilómetros hasta llegar a Segart, con restos de su castillo y sus calles de raigambre árabe, nos vendrán bien para calentar las piernas ante el tremendo esfuerzo al que las vamos a someter. Y es que ascender por este auténtico paredón de acceso a la Sierra Calderona nos va a situar en el límite de lo que el desarrollo de nuestra bicicleta dé de sí. Si alguno de vosotros, al enfrentarse a esas terroríficas rampas por encima del 20%, se ve obligado a echar pie a tierra, ya sabe lo que tiene que hacer: olvidarse de purismos y recurrir en la próxima oportunidad a desarrollos más apropiados. Y es que conviene no olvidar que lo nuestro es el cicloturismo. Así podremos saborear sin apuros una escalada que, a base de grandes peldaños con rellanos salvadores, nos llevará a un mirador excepcional sobre el Camp de Morvedre y la costa mediterránea: espectáculo en primera fila. Ese mirador quedará a la derecha, aunque nosotros coronaremos en el Port del Garbí.
Pero no acaba aquí nuestro reto, sino que vamos a coronar aún más cerca del cielo en el Alt del Pi. Para ello debemos desviarnos por una pista a la izquierda que nos enfrenta al kilómetro y medio final en el que más nos vale que lleguemos con fuerzas, pues habremos de superar varios tramos por encima del 13%. Pero solo pensar en la satisfacción que experimentaremos ante el inmenso panorama que se nos brinda, bien habrá merecido el esfuerzo.
Mapa situación:

 
 Vídeo:
 
 
©