TARRAGONA SIURANA
Cornudella
1363 visitas
Altitud: 763 m Distancia: 6 km Desnivel: 274 m Pendiente Media: 4,57 % Coeficiente: 54
VER LEYENDA
COLORES RAMPAS
Siurana






Localización: A 500 m de Cornudella de Montsant por la C-242, en dirección a Albarca y Prades, tomamos el desvío a la derecha hacia Siurana para pedalear por la T-3225. La subida se inicia al paso por Barranc de l’Argentera.
Especificaciones: Buen suelo para una carretera estrecha y sin señalización horizontal, salvo en los bordes. La escasa vegetación apenas brinda sombra que merezca tal nombre. Conviene evitar el abundante tráfico de los fines de semana de buen tiempo y las épocas vacacionales.
Fuentes: Ninguna a la vista.
Descripción: Ver por primera vez Siurana llegando por la sinuosa carretera que sube desde Cornudella de Montsant no deja indiferente a nadie. Este pueblo de postal cuenta con apenas algunas decenas de habitantes, pero en los fines de semana se llena con turistas que quieren conocer este lugar único y disfrutar de sus vistas. Es un pueblo que parece haber salido de un cuento de hadas donde pasear por las callejuelas medievales es como trasladarse a otra época lejana en el tiempo. Su diminuto caserío se levanta en un espolón rocoso de roja caliza con impresionantes vistas sobre el entorno donde se encuentra el embalse de Siurana. Muchos escaladores disfrutan de las características del terreno, ya que los riscos que rodean el pueblo cuentan con un número alucinante de más de 1600 vías abiertas para los amantes de este deporte. Aunque nosotros hemos venido atraídos por otros intereses, si bien ciertamente bastante parecidos: también nosotros somos “locos de las cumbres”.
Desde el puente sobre el Barranco de l’Argentera afrontamos un primer kilómetro muy irregular por cuanto, al poco de iniciarse la ascensión, bajaremos de nuevo para retomar la subida en un puentecillo. Al paso por el Km 1 las primeras rampas serias nos oponen feroz resistencia en la primera herradura a derechas. Tras una nueva herradura deberemos aprovechar el descenso de 800 m para abordar con ímpetu el resto de la ascensión, que ya no dará tregua hasta el punto más alto.
Pasado el tercer kilómetro encontraremos el tramo más exigente: 700 m a casi el 11,6% de media y máxima del 15%, mientras admiramos unos grandes muros de caliza roja donde es frecuente que nos encontremos con escaladores colgados de la pared. El siguiente tramo kilométrico también tiene 250 m muy intensos con la rampa más “empeñativa” al 18% al estrecharse la ruta en un desfiladero. Luego ya la pendiente desciende poco a poco hasta que, tras dejar a nuestra izquierda una pista de tierra hacia Prades, alcancemos las primeras instalaciones del camping en el punto más alto. Luego un suave descenso nos lleva al núcleo urbano, aunque hay un cartel que prohíbe el paso de vehículos salvo a los vecinos de Siurana.
Es muy placentero pasear por el interior del pueblo, transitando por sus adoquinadas callejuelas, con sus casas llenas de geranios, y visitando desde la coqueta Plaza Vieja las ruinas del castillo árabe y la iglesia románica que se alza con majestuosidad en lo alto del peñasco. Con todo, lo que más destaca en Siurana son las vistas panorámicas del entorno desde los varios miradores que nos permiten apreciar la armonía de la naturaleza entre el agua del pantano abajo (también lo hemos visto casi seco) y las montañas que miran al cielo.
Y si sois andarines os recomendamos un paseo hasta el balcón de La Trona y también al Salto de la Mora, donde la leyenda añade algo más a su belleza. Ella nos refiere cómo la hija del valí moro no quiso caer en manos cristianas y decidió lanzarse al abismo desde este acantilado. No obstante, su caballo intentó parar la caída y, al no conseguirlo, nos cuentan que se ve todavía la marca de la herradura del animal al lado del precipicio. Siurana, un pueblo con leyenda... y de leyenda.
Mapa situación:

©