GRANADA PORTICHUELO DE CÁSTARAS
río Guadalfeo
1466 visitas
Altitud: 1401 m Distancia: 13,11 km Desnivel: 840 m Pendiente Media: 6,41 % Coeficiente: 166
VER LEYENDA
COLORES RAMPAS

GR19
Portichuelo de Cástaras






Localización: Nos moveremos en la A-4130 que une la sierra de La Contraviesa con Sierra Nevada en dirección a Trevélez.
Especificaciones: Carretera bien asfaltada, de unos 5 m de anchura y sin señalización horizontal. Sin sombras, sin apenas tránsito de vehículos, pero deberemos poner toda nuestra atención a las fuertes rachas de viento que suelen azotar en la parte alta.
Fuentes: Hay una en el Km 1,3 que pasa desapercibida al estar en alto a nuestra derecha: la podremos localizar siguiendo los tubos que de ella parten. Y la que nunca falla, la de los Siete Caños en el pueblo de Almegíjar: el desvío merece la pena en todos los sentidos.
Descripción: En el mismo río Guadalfeo iniciamos esta ascensión hacia la vertiente sur de Sierra Nevada y sus bellos pueblos que iremos viendo aparecer colgados de sus laderas. Para cuando lleguemos al primero de ellos habremos tenido que encontrar el pedaleo adecuado a nuestras posibilidades por cuanto la pendiente media ya se ha situado por encima del 6% de manera ininterrumpida y así se va a mantener hasta un primer collado en el Km 10 a más de 1200 m de altitud.
Ese pueblo es Almegíjar, cuyo núcleo urbano aparece encaramado sobre unas peñas, como un nido de águilas, conservando buenos ejemplos de la arquitectura autóctona, que compone un conjunto urbano escalonado, de calles estrechas y viviendas realizadas con materiales tradicionales. Entre dichas edificaciones, de diferentes alturas, se sitúan los típicos “tinaos”, pasarelas entre espacios públicos situadas bajo las casas. Por cierto, el origen del nombre Almegíjar puede venir del vocablo árabe al-mahāsir con el significado de “lugares de reunión” o del al-machāsir cuyo significado sería “los cortijos”: cualquiera de ambas versiones tiene sentido. Y otra curiosidad: la Fuente de los Siete Caños que encontraremos si nos adentramos a conocer el pueblo, en realidad solo tiene seis, pero no vamos quejarnos por un caño más o menos, ¿verdad?
Entre cortijos, olivos y chumberas transcurren todos esos kilómetros en los que las curvas de herradura nos van brindando nuevas perspectivas sobre la majestuosa sierra de la Contraviesa que tenemos frente a nosotros, al otro lado del valle. No va a llegar el primer descanso hasta que dejemos a la derecha el cruce hacia Cástaras: algún descenso intercalado con nuevas cuestas nos permite recuperar las fuerzas que vamos a necesitar en los 2 km siguientes, al pasar junto a las Minas del Conjuro, en los que quizás precisemos de algún sortilegio para vencer el tramo más duro de toda la subida con rampas que superan en diversas ocasiones los dos dígitos. Pero bien podemos distraernos contemplando los restos de las antiguas minas de hierro, hace años abandonadas: es un paraje irrepetible. Hoy, la huella dejada por la minería, constituye una parte importante del patrimonio cultural e histórico de La Alpujarra.
Pero deberéis estar atentos: en este tramo final siempre hemos debido enfrentarnos a un fuerte viento, que hasta nos ha hecho descabalgar de nuestras metálicas monturas en alguna ocasión. Así que… ¡cuidadín!, que también hay ruinas humanas.
Al coronar apenas unos centenares de metros nos separarán de la carretera que recorre la Alpujarra granadina y nos permite acceder a la almeriense transitando siempre por la vertiente sur de Sierra Nevada.
Mapa situación:

©