ALMERÍA ESCÚLLAR (PADILLA)
Abla
1346 visitas
Altitud: 2034 m Distancia: 26,03 km Desnivel: 1224 m Pendiente Media: 4,7 % Coeficiente: 209
VER LEYENDA
COLORES RAMPAS

AM02
Escúllar (Padilla)






Localización: Desde la localidad almeriense de Abla, en el valle del Nacimiento, atravesaremos la sierra de Baza por la AL-5405 para dejarnos caer por la vertiente opuesta hasta la Hoya de esa urbe granadina.
Especificaciones: Asfalto bueno y con señalización, que se vuelve descarnado e incómodo cuando nos hallemos a 9 km de la cima. No hay tráfico en absoluto y agradeceremos cualquier mínimo árbol que pueda regalarnos su sombra.
Fuentes: En este tipo de carreteras almerienses más vale que vayamos bien provistos desde el inicio: son muy largos y sin fuentes. Si nos vemos muy apurados, podemos caminar 150 m por un sendero que parte del cortijo de El Haza de Riego para encontrar un milagroso manantial.
Descripción: En el límite provincial con Granada, donde se unen las sierras de Baza y de los Filabres, encontramos otro puerto, bastante desconocido, que sobrepasa la cota 2000: el de Escúllar, como lo llaman los almerienses, o de Padilla (nombre del pico junto al que vamos a coronar), como lo hacen sus vecinos.
Comenzaremos la altimetría a unos 500 m de la localidad de Abla, la ibera Abula, que va quedando a nuestros pies. En este terreno sobreexplotado en el siglo XIX cuando se inició el proceso de liberalización minera, lo más que encontramos hoy es un bosque de aerogeneradores, y algunos olivos, almendros, arbustos y el omnipresente esparto.
Un primer descanso tras un par de kilómetros, ya en dirección al pueblo que da nombre al puerto, nos da ánimos para retomar el ascenso en el Km 4, en una vaguada a derechas, con un tramo irregular de rampas serias que alternan con falsos llanos. No será hasta el cruce de Escúllar, integrante del municipio de Las Tres Villas junto a los de Doña María y Ocaña, cuando la subida adquiera una tónica uniforme hasta prácticamente la cima.
A partir de ese punto, las rampas sin grandes porcentajes nos permiten ir adquiriendo el ritmo idóneo para una ascensión ideal para los cicloturistas: nulo tráfico y grandes vistas. La ruta se caracteriza por la sucesión de largas rectas y la presencia de alguna herradura que deshace la monotonía de esta zona.
En el Km 17 el piso se vuelve más rugoso y la carretera se estrecha considerablemente. Pronto trazaremos una herradura derecha para coronar enseguida el Collado de la Cruz, desde donde podremos visualizar los próximos kilómetros y, tras un par de recodos, llegar a la cortijada de El Haza de Riego, uno de los pocos reductos de civilización en estos parajes.
Y superada la última herradura del puerto, encaramos los 6 km finales por una carretera entretenida y revuelta que, con la presencia de la vegetación y la sensación de proximidad a la cima, nos da ánimos para afrontar el tramo final. Mientras, los postes de nieve hacen acto de presencia, signo de la altitud a la que nos hallamos. Superado algún descansillo en bajada, coronaremos en un suave collado, justo cuando nos adentramos definitivamente en el pinar.
Mapa situación:

©