ASTURIAS MARABIO
Entrago-Prado
968 visitas
Altitud: 1052 m Distancia: 11,83 km Desnivel: 619 m Pendiente Media: 5,23 % Coeficiente: 169
VER LEYENDA
COLORES RAMPAS

AS22
Marabio






Localización: En Entrago, tomamos el cruce señalizado hacia Puertos de Marabio y Aparcamiento de la Senda del Oso. Cruzamos el río Teverga, luego el Taja y al otro lado encontramos el aparcamiento y el cuartel de la Guardia Civil. Aquí se inicia el ascenso. En el parking se inicia también la bonita Vía Verde de la Senda del Oso.
Especificaciones: Carretera de unos cuatro metros, sin señalización horizontal. El firme se ha reparado en 2021 y presenta un buen aspecto. Aunque hay zonas con sombra en la parte central, tampoco abundan demasiado y desaparecen en los seis km finales. Apenas nos cruzaremos con un vehículo, salvo el de algún ganadero.
Fuentes: Una junto al inicio, en el parking. Otra, de manantial, a la entrada de Prado a un nivel inferior que la carretera.
Descripción: Preciosa y dura ascensión, sin duda mucho más escénica que la que, partiendo del mismo punto, asciende por Villamayor. Eso sí, si queremos emociones fuertes, esta segunda se lleva la palma. Curiosamente el coeficiente de dificultad es similar. Ello se debe a que en la de Villamayor, las rampas más duras en los km 7 y 8 están intercaladas con zonas de descansos, lo que suaviza las pendientes medias.
Antes de nada, un par de comentarios. No sabemos muy bien por qué, en varias webs y foros aparece “Maravio” con “v”, cuando en todos los mapas, señales de tráfico y paneles informativos aparece escrito con “b”. Incluso en algunos foros lo escriben de las dos formas, así que alguna razón habrá. Hemos tomado la decisión salomónica de tomar como referencia el nº de entradas que hay en la red y gana Marabio por bastante diferencia. Y el segundo comentario se refiere al punto de inicio. Aunque algunas gráficas lo ponen en el cruce con la carretera a Teverga, nosotros hemos preferido ponerlo donde indicamos, ya que en los doscientos metros que hay entre ambos puntos apenas se ganan dos metros de cota, lo que desvirtúa totalmente el porcentaje del primer km y también influye en los de los demás. Decimos esto porque si comparáis datos, veréis bastantes diferencias, pero si desplazáis toda la gráfica esos doscientos metros, notaréis que son bastante parejas.
Lo primero, decir que esta variante nos sorprendió por su belleza. Lástima que en toda la parte más dura las mejores vistas quedan a nuestra espalda, aunque en alguna curva tengamos oportunidad de contemplarlas. Pero merece la pena detenerse un momento en algún punto de los km 5 y 6 para hacerlo con detalle. Y la traca final del valle de pastos de montaña de los cinco últimos km, todo un regalo para la vista. Teniendo en cuenta que de subida como tal son apenas seis km, el coeficiente de dificultad ya indica que vamos a tener que apretar de firme. Los 5,5 km iniciales tienen una pendiente media del 9% y eso que hay un km completo al 6,8%. Por tanto, la mayor parte de este tramo estamos en cifras por encima del 10%. En cualquier caso, ya avisa desde el inicio porque el primer medio km tiene un 10,5% de media. La rampa más seria la encontramos mediado el sexto km, justo cuando dejamos a la izquierda el cruce a Hedrada. Llegamos a un 16% de pendiente y aún más si la curva a derechas que hay mediada la misma la tomamos por el interior. Luego, apenas queda otra rampa antes de que se suavice la pendiente y nos deje junto a la ermita de Santa Ana, donde comienza el espectáculo final en el que casi no ganamos altitud, pero aún encontraremos una rampa del 12% y el repecho antes de coronar.
El tramo a partir de la ermita es todo un lujo para los amantes de las dos ruedas. Todo un espectáculo. Apenas unos metros antes del final, encontramos a la izquierda el ramal hacia Villamayor. Si vamos a volver al punto de inicio, recomendamos hacerlo por esa aldea y así conoceremos su vertiente que es mucho más irregular.
Mapa situación:

©