ITALIA
LOMBARDA, COLLE DELLA
Vinadio
825 visitas
Altitud: 2350 m Distancia: 21,1 km Desnivel: 1470 m Pendiente Media: 6,97 % Coeficiente: 336
Lombarda, Colle della



Fotos cortesía de ZIKLO
Localización: Abandonaremos la ruta SS21, que remonta el valle del río Stura di Demonte en dirección a la vecina Francia, para tomar a 1 km de Vinadio a mano izquierda la SP255 hacia el Colle de la Lombarda y la vecina estación francesa de esquí, Isola 2000, cuyo nombre nos retrotrae a grandes gestas ciclistas. Nos hallamos en la provincia de Cuneo, dentro de la región del Piamonte.
Especificaciones: Pedalearemos por una estrecha y sinuosa carretera de montaña que discurre en paralelo al cauce del fiume Orgials, cuya cabecera se encuentra en los lagos cercanos a la cima a la que nos dirigimos. El asfalto está en buenas condiciones, aunque sin señalización horizontal. Las sombras de los primeros kilómetros van dando paso a las grandes praderas alpinas a medida que ganamos altitud. Tráfico inapreciable fuera de temporada.
Fuentes: Pese a ser una subida muy larga, diversas fuentes irán apareciendo a nuestro paso, pero a partir del Km 10 no nos quedará otra que llevar bien lleno el botellín.
Descripción: Este paso montañoso fue conocido antiguamente como Collado de Brasca, mientras el nombre actual dicen que deriva del provenzal loumbardo, viento del noreste. Este ancho paso que se abre entre el pico del mismo nombre y la Testa dell'Adrech, conocido desde finales de la Edad Media por la calidad de los pastos en ambas vertientes, nunca tuvo relevancia histórica hasta 1793, cuando fue utilizado por algunos contingentes del ejército piamontés. En los años veinte del siglo XX se abrió la carretera de carruajes a lo largo del llamado Vallone di Sant'Anna para el transporte del material destinado a la construcción de las fortificaciones para el control del paso, que durante la Segunda Guerra Mundial se convirtió en escenario de operaciones militares de importancia marginal. Fue en 1960 cuando se acondicionó para permitir el tránsito de automóviles entre Italia y Francia, aunque restringido en época invernal.
El Tour de Francia superó en 2008 por primera y única vez este puerto, de categoría especial, en una etapa entre Cuneo y Jausiers, siendo el alemán Stefan Schumacher quien lo coronó en cabeza. En cambio el Giro nunca lo ha ascendido por completo, aunque en el 2016 Rein Taaramäe venció en la meta situada en el santuario de Santa Anna, a mitad de la ascensión.
El valle del que partiremos está atravesado en todo su trazado por el río Stura di Demonte, que fluye desde el passo de la Maddalena (col de Larche en francés) y corre impetuoso separando los Alpes Marítimos de los Alpes Cocios (o cotianos). Es un entorno cuya naturaleza se presenta todavía incontaminada, con hermosos paisajes de montaña que se han quedado inmóviles en el tiempo. Siempre ha sido una importante ruta de tránsito entre Piamonte y Francia, escenario del paso de comerciantes, peregrinos y ejércitos a lo largo de la historia. Pero su verdadero atractivo está en sus antiguas casas con las paredes de piedra y los techos de paja, hechas para resistir el paso del tiempo.
Y en la bella población de Vinadio daremos comienzo a nuestra aventura, habiendo admirado antes su imponente Fuerte Albertino y las termas sulfúreas en la aldea de Bagni. Atravesaremos el citado curso fluvial y llegaremos enseguida a Pratolungo, para adentrarnos de forma agresiva y salvaje en el primer tramo exigente de la ascensión con 13 cerradísimas curvas de herradura realmente espectaculares en el interior de un tupido bosque.
Remontada la ladera, la ruta continúa con trazado rectilíneo durante los siguientes kilómetros en una especie de desfiladero que el río, que fluye en paralelo, ha abierto en la montaña. Pero la dureza del puerto irá en aumento hasta el Km 10 de ascensión, con nuevas herraduras (ahora más ocasionales) y muchas rampas de doble dígito. En este tramo, el más exigente de toda la subida, iremos atravesando diversos puentes sobre las torrenteras que caen de la montaña, admirando sus esbeltas cumbres, y encontrando de vez en cuando alguna edificación ruinosa, probablemente militar, o refugios como los de la Colonia Il Baraconne, donde encontraremos una fuente. Este tramo duro prácticamente finaliza poco después de pasar junto a un pequeño humilladero dedicado al peregrino y a la Virgen, a la que pediremos fuerzas para seguir adelante.
Poco más de 3 km después nos desviaremos de nuestra ruta, que continúa hacia el santuario de Santa Anna di Vinadio, dicen que el segundo más alto de Europa tras el del Monte Rocciamelone, a 3538 m, aunque este es solo una pequeña ermita de planta circular ubicada en los Alpes Cotianos. Los orígenes del que preside estos parajes que estamos recorriendo se remontan a la Edad Media cuando era un hospicio para viajeros, construido por los antiguos vinadianos para facilitar una pequeña comunicación con el vecino valle para el comercio de sal y aceite. La fiesta patronal del 26 de julio es siempre una ocasión para que los peregrinos italianos y franceses se reúnan con una procesión y celebración tradicional: no es la mejor fecha para pasar en bici por aquí, aunque la subida de 2 km al antiguo hospicio y al refugio-hotel de San Gioachino bien merece la pena.
Si hemos decidido visitar el santuario en otra ocasión, continuaremos por la izquierda para afrontar los 8 km definitivos de la ascensión en los que el pinar dará paso a la zona rocosa y de praderas de alta montaña, donde varios pequeños lagos le ponen el contrapunto azul al verde y al gris que nos envuelven. Los primeros cinco se mantienen por encima del 8% de media con rampas intercaladas del 10-11% y las últimas herraduras, para suavizar por fin en la zona de los lagos donde transitaremos entre peñas y rocas sueltas que le confieren un toque especial a este final del puerto, que se adivina por unas construcciones en la cima. Estamos a 2350 m de altitud y el panorama que se contempla en ambas vertientes es verdaderamente espectacular.
Mapa situación: