PORTUGAL
TORRE
Vide
1351 visitas
Altitud: 1993 m Distancia: 30,3 km Desnivel: 1695 m Pendiente Media: 5,59 % Coeficiente: 392
Torre



Localización: A la salida del pueblo de Vide, en la N230 en dirección oeste, tomaremos a nuestra derecha la N338 hasta toparnos con la N231 que viene de Seia, por São Romão. En la rotonda próxima continuaremos por la izquierda en la misma N338 que traíamos. Y al encontrar la N339, con origen también en Seia, seguiremos ascendiendo hasta el cruce final a la estación de esquí.
Especificaciones: Carretera perfectamente asfaltada y señalizada, en especial al transitar por la carretera que proviene de Seia. Las sombras iniciales desaparecen enseguida y el viento puede azotar con fuerza en la altiplanicie final. Tráfico apreciable en fines de semana.
Fuentes: Desconocidas y no hay pueblos ni bares en el camino.
Descripción: Esta renombrada CIMA portuguesa ha sido final de etapa en muchas de las ediciones de la Vuelta a Portugal desde aquel lejano 1971 en que el inolvidable Joaquim Agostinho la conquistara en la primera aparición del punto culminante de la Serra da Estrela en la gran ronda portuguesa. Este inmenso altiplano de granito constituye sin duda la “piedra angular” del ciclismo luso desde sus 1993 m de altitud.
Pero Torre, aunque esté tan cerca, sigue siendo un gran desconocido para la inmensa mayoría de los “locos de las cumbres” hispanos. En efecto, la Serra da Estrela es el macizo montañoso más alto de Portugal, presentándose como la culminación occidental de la Cordillera Central peninsular, que separa el norte y el sur del país hermano, tanto en términos biofísicos como de ocupación humana. Se destaca fácilmente de las tierras bajas que la rodean por el vigor de su relieve, apareciendo como un altiplano extenso cortado por valles profundos en los que el último período glaciar dejó hondas huellas. Es posible observar en este entorno valles glaciares, con su característica forma en U, lagunas y charcos temporales de origen glaciar, campos de bloques erráticos y afloramientos graníticos imponentes.
Los antiguos romanos llamaron a esta sierra los Montes Herminios o "Montes de Hermes", y algunos la consideran cuna del guerrero lusitano Viriato. Asimismo aquí nacen tres de los grandes ríos portugueses: el Mondego, el más grande de todos los que tienen su origen en Portugal, su afluente el Alva, y el Zêzere, tributario del Tajo.
Para visitar la Serra da Estrela conviene ir siempre bien equipado, sea cual sea la época del año, pues en verano el clima es extremo, ya que durante el día hace mucho calor y las noches suelen ser heladas; mientras que en invierno la temperatura puede llegar a alcanzar los 10° bajo cero, y con abundante nieve.
La Torre tiene la característica inusual de ser una cumbre accesible por carretera asfaltada, hasta su punto más elevado situado en el centro de una rotonda, cerca de la carretera que une las ciudades de Seia y Covilhà. Junto a la torre que da su nombre a este lugar se ubica la única estación portuguesa de esquí, donde encontraremos un par de radares astronómicos, un restaurante y varias tiendas con productos típicos de la región, como el popular Queso de la Sierra, el rey de los quesos portugueses.
Para acceder a ese punto la Vuelta a Portugal ha utilizado exclusivamente las vertientes de Seia y Covhilà, dos ciudades de varios miles de habitantes. Además de esas dos, la que asciende desde Manteigas, remontando el Zézere y su espectacular valle glaciar, suele ser una ruta muy frecuentada por los cicloturistas; y otra muy interesante, pero con casi 4 km de pista de tierra, sale del bonito enclave de Unhais de la Serra. Ninguna de ambas cuenta con la misma tradición ciclista de las dos primeras pero ganan en encanto, tranquilidad y belleza.
Como también lo hace la que nosotros os proponemos, de mayor dureza que todas las anteriores, con origen en el coqueto pueblo de Vide, a orillas del río Alvoco que baña su caserío en busca del Alva primero y del Mondego después, antes de verter las aguas de esta sierra en el Atlántico. En los 10 km iniciales de esta vertiente muy poco conocida de la ascensión a Torre vamos a transitar por una carretera solitaria donde ya deberemos enfrentarnos a un par de kilómetros al 9% de pendiente media y rampas de doble dígito. La primera de todas ellas, al 15%, es la más exigente de todo el puerto, pero nos viene bien para saber cómo andamos de ganas y de fuerza para vencer los más de 30 km de toda la ascensión.
En una rotonda pasado el Km 12 empalmaremos con la vertiente de Seia, aunque esta no suele ser la más utilizada en la ronda portuguesa. Ahí se inicia el segundo tramo del puerto, este de 9 km, el más exigente de los tres, por cuanto vuelven a repetirse varios tramos kilométricos con medias del 9%. Conviene llegar con ánimo al Km 20, donde la media supera con creces el 10% y las rampas y el fuerte viento puede hacernos desfallecer.
Tras encontrarnos con la subida tradicional desde Seia, aún nos faltarán 3 km de cierta entidad antes de acceder a la planicie subalpina, donde el paisaje nos mantendrá entretenidos entre innumerables peñas graníticas y balsas glaciares sin que podamos todavía avistar las instalaciones de la cumbre.
Finalmente, y al dejar a nuestra izquierda la ruta que desciende a Covilhà, solo nos faltarán 750 m rectilíneos para culminar nuestra victoria sobre la gran estrella de los puertos del país vecino. No alcanzamos aún los 2000 m de altitud, pero si tenemos ilusión podemos escalar el obelisco situado en el centro de la gran rotonda final, en el que el rey Juan VI se concedió en 1817 el capricho de llegar a tal cota en este punto prominente del Portugal continental. Ya podemos añadir la gran estrella portuguesa a nuestro palmarés cicloturista.
Mapa situación: