PORTUGAL
SÃO MACÁRIO
Sul
834 visitas
Altitud: 1048 m Distancia: 9,2 km Desnivel: 812 m Pendiente Media: 8,82 % Coeficiente: 243
São Macário



Localización: En la localidad portuguesa de Sul tomamos la CM-1216 en dirección a la Sierra de São Macário, y en el Km 4,6 continuaremos por la CM-1123 hasta el desvío final hacia el santuario.
Especificaciones: Carretera de montaña, con buen suelo y sin señalización horizontal. En el desvío final se estropea algo y hay un tramo final muy exigente de pavé. Sombras abundantes que van desapareciendo a medida que ganamos altura y tráfico inapreciable.
Fuentes: Una en la plaza de Sul, donde se inicia el puerto.
Descripción: Aunque algunos mapas la integran en la Sierra de Arada, para otros la sierra de São Macário tiene su propia entidad y se nos muestra como un magnífico punto de observación del paisaje de la región oriental del macizo de Gralheira. Aquí se encuentra uno de los santuarios de montaña más peculiares del territorio, que consta de dos capillas: la de arriba y la de abajo, erigidas en memoria de un ermitaño que, según la leyenda se convirtió en santo y patrón de esta montaña. La primera capilla, más antigua, está rodeada hasta el techo por un muro alto que la protege de los fuertes vientos de montaña, y la segunda, más pequeña y a la que se accede a pie, se ubica al lado de una cueva donde se cree que vivió el legendario personaje.
Hasta aquí acuden los peregrinos el último fin de semana de julio, aunque nosotros podremos elegir la fecha que mejor nos venga para abordar una ascensión de algo más de 9 km y de exigencia considerable, con varios kilómetros por encima del 10% de pendiente media. Podemos subir también desde São Martinho das Moitas, aunque ambas vertientes se juntan a 4 km del alto.
Nosotros partiremos de la freguesía (parroquia) de Sul, perteneciente al famoso concelho termal de São Pedro do Sul. En el mismo centro de la plaza de inicio hay una fuente, de la que más nos valdrá no pasar, sobre todo si pensamos alargar nuestra ruta por la sierra de Arada. En el primer kilómetro, aún entre casas, nos haremos una idea de lo que nos aguarda, por cuanto las primeras rampas serias se hacen notar inmediatamente. Tras unos centenares de metros de recuperación y sobre todo de mentalización, llegaremos a Aldeia, donde las exigencias renacen y se mantendrán durante 4 km que van a requerir de todo nuestro esfuerzo, porque sus pendientes no bajan nunca del doble dígito. Nuevo tramo de recuperación para abordar, ahora con menor dureza, los 3 km finales hasta que dejemos a la izquierda nuestra carretera, que se dirige al Portal del Infierno, para abordar nosotros el tramo final, con rampas del 17% y trazar las últimas herraduras en suelo adoquinado para coronar junto a la ermita y unas antenas.
Y si la historia de Macário, el ermitaño loco que por aquí vivió según la tradición, no os convence, por lo menos podréis disfrutar desde este magnífico enclave de unas vistas espectaculares: no solo porque se pueden ver las Montanhas Mágicas casi al completo, sino porque al sur también se observan las sierras de Caramulo y da Estrela. Algunos afirman que el rayo de luz desde este santuario es de inspiración divina. Y ahora sí, sin disculpa alguna, nos lanzaremos en busca del escalofriante paso del Portal del Infierno que nos aguarda amenazante perdido en la soledad inmensa de la sierra de Arada.
Y si alguien no se atreve con el Maligno, siempre podrá visitar uno de los pueblos más bellos de Portugal, Aldeia da Pena, que cuenta con 6 habitantes y 10 casas de pizarra y se localiza en un valle profundo confundiéndose con la naturaleza, que lo envuelve en un escenario de ensueño.
Mapa situación: