ITALIA
GRAN SASSO D'ITALIA - CAMPO IMPERATORE
Calascio
831 visitas
Altitud: 2128 m Distancia: 45,5 km Desnivel: 1754 m Pendiente Media: 3,85 % Coeficiente: 334
Gran Sasso d'Italia - Campo Imperatore



Localización: Salimos en un cruce desde la SS602 entre Ofena y Capestrano. Subimos por la SS98 hasta Calascio. Allí desde un cruce seguimos por la SP7 hasta alcanzar la meseta donde se encuentra la SS17bis. En el Km 36 de ascenso nos topamos con el cruce a la carretera que finaliza al pie del macizo del Gran Sasso.
Especificaciones: Ascenso sin vegetación en toda su totalidad y con orientación al sur, lo que lo convierte en muy expuesta al calor en los meses veraniegos. Estrecha y con buen firme hasta el cruce del Km 32. Después se mantiene el buen firme y se convierte en mucho más amplia.
Fuentes: No encontramos. Hay un hotel en el que avituallarse en la cima.
Descripción: Nos hemos ido hasta los Apeninos, ese macizo montañoso un poco infravalorado por la comparación con los Alpes en ese magnífico país que es Italia. Sin embargo, el Gran Sasso d’Italia o, para ser más exactos, el ascenso a la estación de esquí de Campo Imperatore, es un auténtico coloso que tiene poco que envidiar a sus vecinos del norte. Estamos en la carretera más alta de los Apeninos, unos pocos mtros por encima del mítico Blockhaus della Maiolla. Desde Campo Imperatore podremos también contemplar tímidamente el Corno Grande, que con sus 2912 m de altitud es, a su vez, la cima más alta de esta cadena montañosa.
Estamos unos 130 km al NE de Roma, aunque ya más cerca del mar Adriático que del Tirreno. Comenzamos la ruta a 4 km al sur de Ofena. Pasado Frasca transitamos una serie de curvas de herradura, nada espectaculares por encontrarnos en una zona de poca pendiente. En el Km 13 nos acercamos a Calascio, sobre cuyo pueblo se alza a su izquierda el castillo de Rocca Calascio. En este magnífico castillo se rodaron numerosas escenas de “Lady Halcón“, una película de los años 80 con Michele Pfeiffer, y más recientemente de “El Americano“, con George Clooney. Bordeamos el pueblo y el castillo por la parte baja camino de Santo Stefano di Sessanio, pequeño pueblo que alcanzamos en el Km 19.
Tomamos el cruce en dirección a Campo Imperatore por una nueva carretera, donde las pendientes se suavizan a medida que nos acercamos a la gran meseta final. Entendemos poco a poco el porqué se ha ganado el apodo de “Il piccolo Tibet“, el escenario de numerosos rodajes. El caso más representativo seguramente sea el de “El Nombre de la Rosa“, que nos ofrece un amplio y bellísimo plano panorámico con el Gran Sasso al fondo.
Giramos a la izquierda en un cruce en T con la amplia carretera principal que asciende desde Assergi y de la autopista. A la derecha dejamos la carretera que conduce a Rigopiano, localidad tristemente célebre porque en 2017 una avalancha de nieve provocada por un terremoto sepultó un hotel en el que se hallaron 29 víctimas.
Tras apenas 4 km de largas rectas, llegamos por fin al último cruce, que nos da acceso a nuestro destino. Poco a poco intuimos que nos estamos metiendo en un valle. Las montañas que flanquean nuestro avance empiezan a elevarse ante nuestros ojos. El escenario cambia a cada pedalada y el paisaje gana en grandiosidad. La carretera se vuelve más estrecha. La pendiente aumenta. Nos olvidamos rápidamente del tramo que acabamos de transitar, dominados por la incertidumbre y la emoción del gran final que nos espera.
Tras transitar por una zona de rectas, llegamos a un nuevo cruce: seguimos por la derecha para afrontar los últimos 3 km. Ya se ven torres de un remonte en lo alto al fondo del valle. La carretera comienza a trazar curvas, con constantes tramos por encima del 10%, pendientes que no habíamos visto en los más de 40 km que llevamos. Coronamos el punto más alto junto al observatorio astronómico.
No pueden faltar unas fotos con el Hotel Campo Imperatore de fondo, un edificio de notable trascendencia histórica. El 12 de septiembre de 1943, una operación llevada a cabo simultáneamente por la infantería y paracaidistas alemanes liberaba a Benito Mussolini de este hotel en el que se encontraba cautivo tras su destitución unas semanas antes por su Gran Consejo Fascista de Italia. La bautizada como Operación Roble tiene todos los ingredientes de un asalto de película, aunque al contrario de lo que suele ocurrir en la ficción, no se llegó a disparar ni un solo tiro. Gracias a esta operación, Mussolini volvió a convertirse el 23 de septiembre en el líder de la Italia que aun no estaba ocupada por los aliados.
Y, por supuesto, nos viene a la memoria la 8ª etapa del Giro d’Italia del año 1999, una etapa de montaña con 253 km entre Pescara y el Gran Sasso. El grupo de cabeza con los favoritos, entre los que se encontraba el líder, Laurent Jalabert, venía con adelanto pese a la niebla, la humedad y el frío. En las rectas previas a la zona final, a 4 km de meta, Marco Pantani se puso de pie y con un desarrollo tremendo, fue dejando uno por uno a todos los componentes del grupo de cabeza, llegando en solitario con la diferencia suficiente como para enfundarse la maglia rosa. Era la primera de las 4 etapas que ganaría en aquella edición. Nada hacía presagiar su funesta descalificación en la 20ª etapa de aquella edición, que marcó profundamente el resto de su carrera profesional.
(texto de Luis Miguel Sainz Pena)

Mapa situación: