SUIZA
SANETSCH
Conthey
2654 visitas
Altitud: 2252 m Distancia: 25,92 km Desnivel: 1750 m Pendiente Media: 6,75 % Coeficiente: 401
Sanetsch



Localización: En Conthey, muy cerca de la urbe suiza de Sion, damos comienzo a nuestra ascensión siguiendo la indicación de Tour Lombarde, ruta enológica para conocer las bodegas de la dicha comuna suiza. Lo hacemos por la conocida como Route de la Morge, a partir de Erde como Route de Collombé y finalmente como Route du Sanetsch hasta el col.
Especificaciones: Carretera ancha y con señalización horizontal en su primer tramo. Un kilómetro después de Erde se estrecha y desparece la señalización horizontal de separación de carriles. Sombras abundantes solo en el tercio central de la ascensión y escaso tráfico.
Fuentes: Una en el Km 4,3 en una pequeña área de descanso; otra en la salida de Premploz en el Km 5,1 y una tercera en Pomeiron. Luego hay un par de restaurantes donde nos podemos surtir, el segundo de ellos en el Km 15,7 donde también hay unos aseos públicos que tienen agua. De ahí al final nos podremos refrescar en alguno de los abundantes torrentes que cruzan la carretera.
Descripción: El Sanetsch es el típico puerto que, si no te hablan de él, es difícil que conozcas. Si eres seguidor del reto BIG quizás te podría sonar, al formar parte de su lista. Si no es así y no te lo recomiendan, tienes que ser aventurero y además de los que les gusta salsear por la red o investigar en los mapas. Internet ha facilitado mucho esa labor, pero aun así no es un puerto con estrella al ser un completo desconocido para el ciclista en general y, por supuesto, inédito en el ciclismo profesional. Se encuentra en Suiza, probablemente en el valle más impresionante en cuanto a puertos que conozcamos: el del Ródano, desde Martigny hacia el noroeste atravesando Sion y Sierre. El valle es bajo, las montañas enormes a ambos lados, y desde su inicio, que se prolonga por espacio de muchos kilómetros, surgen un sinfín de carreteras y vías que unen localidades de poca altitud, con otras muchas que jalonan las montañas. Ahí es donde se encuentra el Sanetsch, a cuyos pies encontramos una de las localidades más importantes de la zona: Sion.
En el inicio de la llamada Route de la Morge ponemos el cuentakilómetros a cero y comenzamos la ascensión en paralelo al río del mismo nombre. El primer tramo kilométrico es casi llano, pero los siguientes son durillos. Del Km 4 al 6 hay descansos y son más flojos. Vamos dejando poco a poco la ciudad a nuestros pies mientras ascendemos por una carretera rodeada de viñedos, un sinfín de ellos. Hasta el Km 10 de subida, tras atravesar varias localidades, esta ofrece descansos. Al llegar a un cruce que marca a la derecha Saviese y a la izquierda Sanetsch, la carretera se estrecha y pasamos a un paisaje muy diferente al de los primeros kilómetros. Es un bosque y con rampas ahora mucho más duras: a ratos la pendiente alcanza el 15% y hace daño. Pasamos junto a restaurantes muy bonitos y cuidados que hay en este tramo del puerto. Aún no tenemos ni la más remota idea de por dónde queda el col. Da la impresión de que aún resta montaña para dar y tomar.
Llegados a una pequeña localidad, con una cascada preciosa a mano izquierda, cruzamos un puente y vemos pintado encima de una casa: “Altitud 1500 m”. Miramos hacia arriba y se intuye la carretera muy, muy arriba. Impresiona mucho ver por dónde pasa. Acto seguido entramos en una zona durísima de herraduras que nos hacen ganar altitud con rapidez. El paisaje va cambiando: el bosque queda atrás y entramos en una zona de praderas sin apenas vegetación. Escaso tráfico y sin gente. La pendiente es fuerte y, tras esas herraduras, vemos el camino que sigue la montaña pero ni rastro del final.
Pasan los kilómetros y se hacen duros. No puede quedar mucho. Seguimos subiendo y pasamos un túnel, en el que hace frío y no está bien iluminado, pero afortunadamente no es largo. El final del puerto es una tortura psicológica, vas pasando altillos y tras el final de cada uno de ellos piensas que está la cima, pero te sale otro, y otro....
Finalmente y tras 26 km recorridos, alcanzamos la cima de este desconocido Sanetsch de 2252 m. En la cima hay coches de excursionistas aparcados, por todos los lados salen picos de montaña y hay un sinfín de carteles indicándote diferentes rutas de senderismo. Una foto rápida a un exiguo cartel, mientras pensamos que un coloso de semejante magnitud bien merece algo más. De lo que estamos seguros es de que este puerto no dejará indiferente a nadie en ningún sentido; al contrario, dejará satisfecho al ciclista más exigente, porque es de esos puertos que te marcan y que años después recordaremos con enorme satisfacción.
No puedo sino recomendaros especialmente que os acerquéis por la vertiente opuesta al Lac de Sénin: se encuentra a 5,5 km pero no os arrepentiréis.
(texto adaptado de Rubén Berasategui)
Mapa situación:

©