ITALIA
PASSO ROMBO
San Leonardo in Passiria
459 visitas
Altitud: 2474 m Distancia: 29,1 km Desnivel: 1799 m Pendiente Media: 6,18 % Coeficiente: 415
Passo Rombo



Localización: En la zona NO de San Lorenzo in Passiria, encontramos una rotonda con un aro y una T que conmemora el cincuentenario de la construcción de la carretera al Passo Rombo. Es el punto de inicio.
Especificaciones: Carretera amplia con señalización completa y firme en perfecto estado. Bastantes sombras y tráfico más bien escaso, ya que está prohibido para camiones y autobuses de más de 10 m. Conviene llevar iluminación porque hay nada menos que 16 túneles y alguno escasamente iluminado.
Fuentes: Deberemos aprovisionarnos en San Leonardo o en Moso in Passiria, porque solo hemos visto una fuente en toda la subida y, cosa rara, en la entrada al restaurante del Km 20,2. Eso sí, encontraremos unos cuantos torrentes donde refrescarnos, si fuera preciso.
Descripción: Este puerto se ubica en la zona más norteña de la región de Trentino-Alto Adigio en pleno Tirol italiano. Puerto de paso documentado ya en el siglo XIII, la carretera actual por el lado italiano se finalizó en 1968; los austríacos la habían terminado nueve años antes. Su cima marca la frontera con Austria donde se le conoce como Timmelsjoch. Aunque bien conocido por los aficionados, no tiene tanto renombre como otros puertos, pero es un coloso con un espectacular trazado y sin duda merece estar entre los más “grandes puertos de Europa”. Y lo de que no tenga tanta fama, probablemente se deba a que es uno de los puertos de paso más fríos, si no el más, de todos los Alpes. De hecho, el Giro solo lo ha subido una vez, en 1988. Y es que mayo, mes en el que se celebra la prueba italiana, es una fecha muy temprana y te puedes encontrar con más de una sorpresa para poder circular por ahí.
Con solo echar un vistazo a los números, enseguida constatamos que nos vamos a enfrentar a un reto serio. Es un puerto muy largo, casi 30 km, con 1880 m de desnivel y más de 400 de coeficiente de dificultad. Por otra parte, el perfil es un tanto irregular lo que, a nuestro modo de ver, ayuda un poco a romper la monotonía en puertos tan largos. Los seis primeros kilómetros, hasta Moso in Passiria, sirven para templar un poco las piernas, por un bonito tramo boscoso con el valle a nuestra izquierda y bonitas vistas hacia el mismo. Al llegar a la citada localidad el panorama cambia de forma importante, entrando en 4 km con una pendiente media por encima del 9%, siendo el último el más duro con un 10,5%. En ellos trazaremos cuatro herraduras que nos permiten unas preciosas vistas hacia el valle que sigue a nuestra izquierda. A continuación, otro tramo de igual longitud con cuatro túneles y una galería en su segunda mitad y una pendiente algo exigente pero más moderada.
Ahora podemos relajarnos y disfrutar de un bellísimo paisaje, en un largo tramo de 5 km con apenas un 2% de pendiente. Un kilómetro un poco más serio y llegamos al hotel restaurante con la fuente. Toca rellenar el bidón y enfrentarnos al tramo más serio y espectacular de la ascensión. Van a ser 6 km, con un breve descansillo intermedio, al 9,5% de media, pero muy regulares ya que no superamos el 11%. Lo malo es que ya estamos por encima de los dos mil metros y eso también se nota. Pero contamos con una ayuda inigualable: el grandioso panorama que se abre ante nuestros ojos, a buen seguro que nos anima a seguir adelante. Describiremos unas cuantas herraduras que agrandan aún más las vistas que ya nos parecían insuperables antes de llegar a ellas.

Tras la última, antes de entrar en un largo túnel, imprescindible una paradita para echar un vistazo a lo que hemos dejado atrás. Tras el túnel, 2 km muy suaves para disfrutar de la traca final entre rocas, torrentes del deshielo y un impresionante cortado a nuestra derecha. Poco antes de coronar encontramos un pequeño museo con la historia del puerto y de la construcción de la carretera. Y en la cima, un gran restaurante donde reponer fuerzas, punto de parada de moteros y ciclistas. Lo dicho: una joya de puerto.

Mapa situación:

 
 Vídeo:
 
 
©