BIZKAIA OIZ
Iurreta
31900 visitas
Altitud: 1003 m Distancia: 14,73 km Desnivel: 892 m Pendiente Media: 6,02 % Coeficiente: 237
VER LEYENDA
Oiz
   

Datos obtenidos y facilitados por Josemi Ochoa
Localización: El inicio lo situamos en la rotonda existente en la N-634 a su paso por Durango, donde tomamos la BI-3341 hacia Iurreta y Goiuria, carretera que abandonamos cien metros más adelante, tomando una carreterilla a la derecha, hacia el barrio de Iturburu.
Especificaciones: En los cuatro primeros kilómetros, carretera de unos cuatro metros de anchura, sin señalización horizontal y asfalto en buen estado. El quinto km, hasta el desvío a Oiz, es de carretera ancha, con señalización horizontal y asfalto perfecto. El sexto km, hasta el área recreativa, es una carretera estrecha, sin señalización y asfalto en mal estado en general, aunque se supera sin mayor problema. A partir de ese punto, pasamos a transitar por una pista de hormigón (con algún corto tramo asfaltado), de unos cinco metros de ancho y con el firme en muy buen estado. Solo en alguna de las duras rampas finales, el suelo está rayado longitudinalmente, algo bueno para los vehículos a motor, pero para las estrechas ruedas de la flaca es como una zarpa que agarra un montón y aumenta la sensación de dificultad, ya importante de por sí. Abundantes sombras, excepto en los dos km finales, y el tráfico es muy escaso en todo el recorrido.
Fuentes: Una en el área recreativa junto a la ermita de San Juan de Momoitio, mediado el cuarto km. Una segunda, en el área recreativa de Lasiar, finalizando el km seis. Está al final de dicha área, un tanto escondida a la izquierda, a un nivel inferior a la carretera.
Descripción: Se trata de la ascensión con mayor desnivel de Bizkaia, practicable con bici de carretera. Parte de la histórica villa de Durango, villa fundada en el S.XII y con una densa historia al ser un punto estratégico de paso hacia la costa y hacia la meseta. Para quien no la conozca, recomendamos una visita a su casco histórico, antes de iniciar la ascensión. Ésta termina unos pocos metros antes de la cumbre del Oiz, ya que estos metros finales son una pista de tierra y grandes piedras. Finalizaremos pues, junto a la primera antena perteneciente a EITB, antena de triste recuerdo, porque fue contra la que colisionó el avión de Iberia en febrero de 1985, causando la muerte a sus 148 ocupantes. Y es que esta cumbre está casi siempre cubierta de niebla. Si tenemos la suerte de ascender un día despejado, lo cual es poco habitual, porque si no hay niebla, hay calima, disfrutaremos de una panorámica de 360º realmente espectacular.
Comenzamos la ascensión donde indicamos y tras tomar el desvío a la derecha, llegamos al barrio de Iturburu por una rampa que en algún punto se acerca al 10%. Pasado el barrio, seguimos por un tramo suave hasta cruzar sobre la autopista, casi al final del primer km. A partir de aquí, la pendiente aumenta rápidamente para encontrarnos con un tramo muy duro de 700 metros al 13,5% de pendiente media, con un máximo del 17%. Viene luego un corto y rápido descenso, para llegar por una fuerte rampa al barrio de Milikua, donde trazaremos una enorme rotonda de más de cien metros de diámetro, con casas en su interior, para continuar por otra fuerte rampa de más de medio km, también al 13,6% de media. Este tramo, a través de terreno abierto, nos proporciona unas bonitas vistas hacia el valle de Durango y las montañas que lo circundan. Este repecho nos sitúa junto a la ermita de San Juan de Momoitio, una de las más antiguas de la zona, fechada hacia el S.XII, pero que ha sufrido varias modificaciones, manteniendo escasos vestigios de su inicial diseño. Junto a ella se descubrió una necrópolis que abarca sepulcros de los siglos IX al XIV. Los primeros son típicamente paganos, mientras que los últimos son ya de culto cristiano. En las lápidas y estelas hay nombres muy curiosos: desde típicos euskaldunes como Aostarri u Hoitarri, hasta otros puramente latinos como Sempronio o Anterazoni.
Pasada esta ermita tenemos unos metros mas suaves, incluso un leve descenso hasta llegar, al final del cuarto km, al cruce con la BI-3341, que tomamos a la izquierda hacia Goiuria. Frente a nosotros, en el cruce, encontramos la ermita de Santa Catalina. Tenemos ahora un km muy suave, por carretera amplia, hasta dar vista al barrio de Duña. Allí debemos tomar a la derecha una estrecha carretera (con señal indicadora hacia Oiz), que con un mal firme nos lleva hasta el área recreativa de Lasiar a través de un cerrado bosque de hayas y robles, cuya sombra se agradece en verano, ya que son 700 metros casi al 12% sin prácticamente bajar del 10%. Pasada el área recreativa, superamos una herradura, el firme pasa a ser de hormigón, y tenemos tres km de ascenso muy suave a través de pinares, sin apenas alguna rampa significativa. Algo más de un km de falso llano y otros tres de pendiente regular entre el 6 y 7%, nos llevan hasta el cordal del Oiz, junto a la ermita de San Kristóbal. Desde allí, si la niebla no lo impide, podemos ver la durísima rampa que tendremos que superar. Son 700 metros al 14,6% de media, que en su parte central, tras cruzar un paso canadiense, alcanza el 18%. En este punto, el hormigón presenta un fuerte rayado longitudinal, que hace que la dureza sea bastante superior a lo que el inclinómetro indica. Pasado este repecho llegamos a un altillo, desde donde ya divisamos la antena que será nuestra meta. Aunque la contemplación de la rampa final no invite a continuar. Sin embargo es algo menos dura que la anterior, ya que se trata de medio km al 13,5% de media. Lo que ocurre es que antes de afrontarla, tenemos un mínimo descenso y eso hace que la impresión visual sea de mayor pendiente. Tras pasar una herradura, llegamos a la base de la antena, donde acaba nuestro periplo. Y lo comentado: si el día está despejado, una sentadita para recuperar y a disfrutar de las extraordinarias vistas.
ver más fotos
Mapa situación:



La mayoría de los mapas están obtenidos del MAPA DE CARRETERAS editado por el Ministerio de Fomento o de Google Maps